sábado, 21 de diciembre de 2013

El año que venga siempre será mejor que el anterior.

Haciendo un balance de todo este 2013 me he dado cuenta de que he conocido a personas maravillosas que merecen la pena y que también me he cruzado con otras que mejor no habérselas cruzado jamás.
Me quedo con los momentos buenos pero con los malos también. Sobre todo con aquellos que me han hecho más fuerte de lo que ya era.

También te pones a pensar y descubres que gente que pensabas que no iba a ser tan falsa o mala persona contigo sí que lo es. Que han intentado separarte de las personas que quieres o incluso de LA persona que más quieres. Que a la cara son todos muy sonrientes y pelotas y luego por detrás te las van clavando hasta el fondo. No me preocupa en absoluto que dichas personas se hayan alejado de mi vida. Es más, me alegro. No quiero a gente parásita y bicho en mi vida :)

Por otro lado, cuando conoces a esas personas que siempre están ahí, que siempre te sacan una sonrisa y que siempre están dispuestas a ayudarte, esas son las que valen de verdad. A
Aunque no habléis las 24 horas del día ni los 30 días del mes, siempre están ahí para sacarte la sonrisa más grande que nadie te puede sacar. Y ese es el motivo por el que me pongo a escribir esto. Porque los momentos buenos siempre ganan a los malos. Y las sonrisas siempre lideran en el ranking.

Este año no es que haya sido el mejor de toda mi vida, los he tenido mejores. Pero tampoco ha sido el peor. Ha sido un año de cambios y de empezar a aprender de los errores cometidos. Que lo que sucedió una vez no me va a volver a suceder, porque para eso he aprendido de las meteduras de pata. También he aprendido que no hay que darle tanta importancia al qué dirán. Hagas lo que hagas siempre van a criticarte así que, ¿qué más da lo que digan si tu estás agusto haciendo lo que de verdad quieres? Que les den.

Espero que el 2014 venga cargado de buenas noticias, que ya va siendo hora, y que sigan a mi lado las personas que más quiero.

domingo, 2 de junio de 2013

Carta de despedida.

Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, 
te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.
Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, 
grabaría cada una de tus palabras para poderlas oír una y otra vez.

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo,
diría "te quiero" y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien,
pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda,
me gustaría decirte cuánto te quiero, que nunca te olvidaré.

lunes, 27 de mayo de 2013

Día amargo.

Una taza de café quemado y una galleta en mis labios. Llegó tarde. Quizás ni siquiera llegue, hoy me duele más que nunca el alma. Un mordisco intenso y un trago amargo. El espejo me vuelve a decir que hoy no es mi día. 

No me escondo pero no me veis. Tampoco pretendo que lo hagáis. Salgo, me siento y me limito a buscar unos ojos, ¿por qué no verdes? quizás un suicida de mirada utópica y cortante que mate mi día lo antes posible. Resuena en mi cabeza algún tema de Rock Español, una voz rasgada por el tabaco que recuerda al sonido de una guitarra desafinada.


Regreso. Cojo otra galleta y la saboreo como si fuese la última. Que irónico, el café se ha vuelto a pasar y aun así sabe menos amargo que mi día.


Alicia <3

jueves, 28 de marzo de 2013

Tú.

Un día sin verte y ya te echo de menos. Me consuela el saber que sigues conmigo, aunque sea en la distancia.
De aquí a unos años espero no tener que sentir más esta sensación, ya que podré verte todos los días al despertar <3
No puedo estar sin ti ni un sólo día. Te necesito hasta para respirar. 

Te quiero pichu <3

lunes, 11 de marzo de 2013

Declaraciones de amor.

Nunca en mi vida había experimentado la sensación de poder tocar el cielo con la punta de los dedos, de poder tener la impresión de estar volando por encima de las nubes. De estar feliz, plenamente feliz en un mundo que se sumerge, cada vez más, en la más profunda tristeza.

Si. Sé lo que estás pensando. Soy una chica con suerte, y esa suerte tiene rostro, cuerpo, una sonrisa que enamora, nombre y apellidos.

Gracias GPH <3

PD: ¿Quieres casarte conmigo? No contestes ahora, sólo di que sí en el altar.